Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

¡La lectura de “Balún Canán” llega a su fin!

Ya está disponible la 20º Entrega que cierra la saga de envíos de esta imprescindible novela latinoamericana.

16 de octubre de 2020, 09:49.

¡La lectura de "Balún Canán" llega a su fin!

Ampliar imagen


El espacio virtual #siempreliteratura de la Ronda Lectora “Literatura en Voz Alta” de la Librería Liliana Bodoc de la FFyL nos acerca el video final de las lecturas de “Balún Canán”, de Rosario Castellanos, en la voz y la presencia virtual de Ariana Gómez.

En la entrega anterior, el relato se llenaba de la magia de la oralidad popular: las canciones infantiles y de juegos entrelazaban metafóricas y lúdicas referencias al salir/entrar, al pasaje a otras dimensiones, a culturas de frontera. Se sucedieron, entonces, los juegos de colores, los rituales, las velas, las letras cabalísticas, el símbolo ancestral de una llave arrancada que desaparecía y que abría no solo puertas, sino que encerraba enigmas que atormentaban, secretos encriptados que enfermaban.

Ariana Gómez, a través de la lectura que inicia en el Capítulo 17 de la última parte de la novela, nos sumerge en una sucesión de acciones que se detienen en detalles dramáticos: La entrevista de César con el Gobernador, la angustia de Zoraida, la muerte de Mario, el luto familiar y la visita de la niña a la tumba de Mario se entrecruzan con descripciones de un lirismo descarnado.

A lo largo de los capítulos 20, 22 y 23, se exponen y exploran los personajes y espacios íntimos y trágicos: días desmelenados con bestias molestas por tábanos; perros que aúllan venteando la desgracia; ollas como panzas de comadre y muebles en cuyo lomo se acumula trágicamente el polvo; el viento fúnebre del 1 de noviembre; los chales de luto en conjunción multicolor con los trueques de las mercancías del Día de Difuntos; las familias que comen con sus muertos; los cipreses que custodian los ángeles llorosos y los monumentos funestos de mármol; la penumbra fría y húmeda del panteón familiar; el secreto final de las llaves del oratorio en la tumba de Mario, y finalmente la súplica de la niña a sus antepasados.

Solo el Capítulo 21 rompe el fluido lírico con el diálogo entre Amalia y Vicenta, que representa una postulación ensayística de Castellanos: la crítica a las culpas con las que se carga a las mujeres en la cultura patriarcal (tareas de cuidado familiar de la mujer soltera, el castigo a la vejez y la fealdad, y las exigencias que condicionan su desarrollo social pleno).

Durante su emotiva lectura final, Ariana Gómez, bajo el “sol glacial y remotísimo” de Comitán, nos envuelve en la atmósfera de una crítica social lúcida: los comerciantes que son los nuevos ricos; el dinero que otorga el derecho a acceder al estudio y la cultura; la desilusión de la niña narradora ante el frío reencuentro con la que fue su Nana, y su resignación final que se profiere casi como una postulación: “Todos los indios tienen la misma cara”.

El cierre, de tono autobiográfico, permite inferir que la muerte del hermano constituye un hecho trágico que le permitirá a la autora desplegar una crítica al orden del universo sociopolítico, y expresar la incomodidad existencial de la mujer desubicada, des-generada, poética, filosófica y socialmente en el gran árbol genealógico.

Al igual que Castellanos, desde principio del siglo XX, un gran número de autoras mexicanas y latinoamericanas escribieron, no solo motivadas por la necesidad de expresar la desigualdad de la condición femenina y exponer la discriminación histórica, social y cultural de la que han sido objeto; sino también, para hacer visible la lógica que produce la subordinación en las estructuras del discurso y del poder.

Para muchos/as estudiosos/as, Castellanos escribe no como manifestación estética, sino como reivindicación. En este accionar, intenta buscar su propia sombra perdida a causa del desprecio familiar y de una realidad que desde pequeña intentó oprimirla. Asimismo, al expresar el dolor de la soltera, de la servidumbre femenina vencida por el poder patriarcal, del dolor padecido por el indio y la mujer golpeados por la mano del patrón, promueve la reflexión crítica sobre estos personajes y su representación en el entramado social mexicano.

También es importante destacar que la voz ficcional de Rosario Castellanos se presenta en la creación literaria desde el cruce entre múltiples discursos y lenguajes, configurando o entretejiendo una red cultural heterogénea: se expresa la idea de que la identidad se construye, de manera estratégica y posicional, cada vez más fragmentada y fracturada, a través de discursos, prácticas y posiciones diferentes, a menudo cruzados y antagónicos.

Dijo Rosario Castellanos en “Notas al margen: el lenguaje como instrumento de dominio”: “Hay que crear otro lenguaje, hay que partir desde otro punto, buscar la perla dentro de cada concha, la almendra en el interior de la corteza. Porque la concha guarda otro tesoro, porque la corteza alberga otra sustancia. Porque la palabra es la encarnación de la verdad, porque el lenguaje tiene significado”.

En “Balún Canán”, apreciamos un discurso que expresa los esfuerzos por quebrar con el canon patriarcal y propone nuevas alternativas de expresión. No es solo complacerse con evidenciar la lógica del poder político/administrativo colonial, heteronormativo, machista, falogocéntrico, eurocéntrico, homogéneo, es más bien encontrar los lenguajes Otros, nuevas formas de expresión que se originen desde las voces subalternas.

Como bonus track de su entrega, Ariana Gómez nos brinda la lectura del Capítulo Uno de la novela “La emoción de las cosas” de Ángeles Mastretta. Y nos la recomienda como uno de los textos más significativos de  esa otra escritora y periodista mexicana, reconocida por crear personajes femeninos sugerentes y ficciones que despliegan territorios íntimos para reflejar las realidades sociales y políticas de México.

¡No te pierdas la última Entrega de la lectura de “Balún Canán”, una de las novelas más significativas de las letras mexicanas! Un relato que construye una identidad fragmentada y fracturada, a través de discursos, prácticas y posiciones diferentes; una novela que despliega una crítica descarnada al orden del universo sociopolítico, y expresa la incomodidad existencial de la mujer latinoamericana.

 

¡Danos tu opinión y comentá los envíos en las redes sociales!

La Ronda Lectora es #siempreliteratura

 

Fuentes:

  • Gómez, Ariana: Lectura 19º de “Balún Canán”.
  • Robles Pereira, Betsy Natacha. "En búsqueda de una voz: trazando rutas alternativas de identidad” La escritura comprometida de Rosario Castellanos. Universidad de Concepción. Concepción.