Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

22 de noviembre: Día Nacional de la Gratuidad Universitaria

21 de noviembre de 2022, 22:05.

22 de noviembre: Día Nacional de la Gratuidad Universitaria

Ampliar imagen



El 22 de noviembre de 1949, a través del Decreto 29337, el Presidente Juan Domingo Perón suspendía el cobro de los aranceles universitarios. Esta medida sentó un gran precedente en términos igualdad en América Latina, pues reconoció el derecho universal a la educación superior gratuita permitiendo el acceso de las masas populares, de bajos recursos y provenientes de familias obreras, a los estudios de grado superior.


Esta política, que amplió la base social del estudiantado, iba en clara consonancia con los ideales del Primer Plan Quinquenal y con los de la Constitución Nacional del año 1949. Esta misma establecía, en su Art. 37, que “la orientación profesional de los jóvenes (…) es una función social que el Estado ampara y fomenta mediante instituciones que guíen a los jóvenes hacia las actividades para las que posean naturales aptitudes y capacidad, con el fin de que la adecuada elección profesional redunde en beneficio suyo y de la sociedad.” En el mismo texto el Estado encomendaba a las Universidades “la enseñanza en el grado superior, que prepare a la juventud para el cultivo de las ciencias al servicio de los fines espirituales y del engrandecimiento de la Nación”.


Una muestra precisa de la ampliación de derechos que supuso la suspensión de aranceles en el acceso a la educación superior es la matrícula estudiantil. Esta aumentó exponencialmente año tras año, tal como muestran los datos del Ministerio de Educación de la Nación. Si para el año 1945 la matrícula era de 47.400 estudiantes, en 1950 ascendía a 80.445, en 1955 se ubicaba en 138.317, en 1960 escalaba 160.047 y así sucesivamente hasta mediados de la década de 1970.


El reconocimiento de este derecho posibilita que hoy se continúe reivindicando a la educación como un elemento que iguala política, social y culturalmente y que busca incluir a los sectores más vulnerables del entramado social. A la vez se sostiene la responsabilidad del Estado en el financiamiento de la educación superior asegurando el ingreso, permanencia y egreso de los y las estudiantes.